espejismo en Atacama

de la chilena extraviada

Hoy me libro 14 de enero de 2016

Filed under: General — Andrea Amosson, co-owner Angels and Bees @ 9:13 AM

Hoy me libro: amanecí livianita después de una gran tarde con grandes amigas, Kristha Archila-Giri y Noemi Mechali. Me libro porque me encanta el chocolate caliente, creo en Dios, soy feliz siendo mamá y esposa y he encontrado hasta el gustito de doblar la ropa limpia. Me libro porque me vine a Texas y no me traje el clasismo que tanto nos enferma en Chile. Me libro porque para escribir no tengo que estar enojada con el mundo, sólo tengo que mantenerme auténtica y leal. Me libro porque creo en el valor de la palabra y si me comprometo con algo, lo cumplo; si no, me disculpo y trato de enmendar, pero no intento sacarme los balazos. Me libro porque elijo no criticar el país que me acoge (ninguno de los que me han acogido, tanto será que la gente se extraña si alguna vez he dicho que tal o cual lugar fue difícil). Me libro porque soy PAMPINA, soy NORTINA, nacida en Antofagasta, criada en el desierto de Atacama y eso me libra de cualquier nariz puntiaguda que intente comportarse como patrón de fundo, incluso aquí, tan lejos de los árboles barbudos y milenarios. Porque soy mujer, chilena, Pampina y Nortina y con eso me libro.

Anuncios
 

Publicar en Estados Unidos. El sueño incumplido de los escritores en español 4 de enero de 2016

Filed under: General — Andrea Amosson, co-owner Angels and Bees @ 9:52 AM

El blog de Guillermo Schavelzon

Mapa al revés Joaquín Torres García

 “Las editoriales no consideran rentable las obras de autores de otras lenguas” dijo The New York Times, en un reportaje titulado América bosteza ante las novelas extranjeras.  Esto, obviamente, incluye las españolas y latinoamericanas.

El interés de los escritores de lengua española por ser publicados en inglés, se enfrenta con una tenaz resistencia de los editores en Estados Unidos y en Inglaterra.

Las cifras son tan extremas que cuesta creer que sean ciertas. De los 120.000 títulos nuevos publicados en Estados Unidos cada año, solo 300 son traducciones. Trescientos ¡considerando todos los idiomas y todos los géneros!

En 2014 eltotal de libros traducidos del español en Estados Unidos, fue de 67 títulos.

Ver la entrada original 1.531 palabras más

 

La raya para la suma 29 de diciembre de 2015

Filed under: chilena en Texas,General,Vida literaria — Andrea Amosson, co-owner Angels and Bees @ 3:46 PM
Tags: ,

NOTA: AGREGUÉ UNA CORRECCIÓN AL PUNTO 16 EL 10 DE OCTUBRE DE 2016.

concursos

Amigos,

Se nos acaba el año y a todos les entra una fiebre por hacer recuentos. Confieso que al comienzo quise evitar estas conclusiones, pero finalmente se me agolparon tanto en la cabeza que aquí va mi raya para la suma:

  • Sigo siendo una escritora desconocida.
  • El año 2015 me publicaron un libro en inglés, mi primera traducción. No hubo nada de bombo ni de platillo, me hubiera gustado tener una fiestita para celebrar.
  • Fue inmensamente positivo que University of Dallas me hubiera invitado a leer de Cuentos encaderados y sirvió la traducción, porque los estudiantes -brillantes todos- siguieron la lectura en inglés. Además, un par de ellos leyó a dos voces el relato The blood and the escape, (traducción de La sangre y la huida).
  • Terminé de editar mi segunda novela Las sirenas del Atacama. En enero  comenzó la larga tarea de encontrar editorial. Fui ilustramente rechazada por Tusquets Editores, con correo electrónico personalizado y demases.También me rechazó Urano ediciones y me mandó a autopublicarla con otra empresa. Me quedé para siempre esperando la respuesta de Fondo de Cultura Económica, jamás me dijeron si sí o no. Me rechazó también Arte Público Press, de Austin, Texas; y Bilingual Press Review, de Arizona. Sin embargo, debo decir que Gary Keller, el señor editor, es de lo más educado y me contactó con el doctor en literatura Santiago Daydí-Tolson, de San Antonio, Texas, para quién terminé colaborando con unos textos en su revista Labrapalabra.
  • La novela fue aceptada por una editorial independiente que se llama Sangría y está en Nueva York. Al comienzo pareció que querían traducirla al inglés también, pero luego de una llamada telefónica con la editora, el asunto quedó en nada. Me encargaron, eso sí, que escribiera historias de mujeres inmigrantes en Texas. Como el encargo vino en verano, me tocó escribir de noche mientras los niños estaban durmiendo. Tuve muchos abortos, pero di a luz cuatro cuentos o escenas que me dejaron bastante contenta. Todavía no he recibido la respuesta de la editora, pero si les gustan, se publicarían en inglés y en español.
  • La novela también fue aceptada por la editorial independiente Ediciones Oblicuas, de Barcelona. Y yo estaba bastante contenta hasta que me dijeron que tenía que poner dinero de mi bolsillo para publicar. Ahí se acabó el amor, rechacé la oferta.
  • Finalmente, mi novela fue aceptada por una nueva editorial independiente que se llama Ediciones del Desierto y dónde está, pues en el desierto de Atacama. Me encanta el hecho de que esté ahí y si bien los correos no han sido muy frecuentes, me imagino que en algún momento el editor irá a responder las preguntas que hice sobre el contrato de publicación. Cumple uno de mis requisitos: no cobran.
  • También me quedé esperando eternamente por la respuesta de Cuarto propio, una editorial con gran reputación por su calidad literaria. Y de Ediciones B.
  • En el camino, mandé la novela a cuatro concursos. Perdí tres y en el último quedé entre siete finalistas.
  • Cuando tenía como veniticuatro años mandé el último cuento a concurso de la revista Paula. Iba por esa época al taller de Marta Blanco y una de mis compañeras ganó una mención honrosa y le publicaron su cuento. Luego ella nos dijo que era hermana de una de las editoras principales de la revista. Ese día decidí no volver a concursar, porque me desanimé mucho. Así pasaron los años y entonces apareció Rictus y Cuentos encaderados; y me atreví a concursar de nuevo. Primero con la novela nueva. Después con relatos. Aquí va el cuento de esos cuentos:
  • Concursé en 13 certámenes de Argentina, España, México, Colombia, Estados Unidos, Chile y Perú. Perdí la mayoría, pero obtuve algunos resultados positivos en cuatro de ellos. Un primer lugar por votación popular y mención honrosa por parte del jurado en Miami, Florida, Estados Unidos. Un segundo lugar en un concurso de Barcelona. Un tercer lugar en un concurso de Madrid (con el libro completo Cuentos encaderados). Y un finalista en un concurso de Colombia.
  • Con motivo del primer lugar por votación popular, me invitaron a colaborar con La Nota Latina y tengo una sección de columnas impresionistas sobre libros escritos por mujeres, que puedes encontrar aquí.
  • También me invitaron a enviar dos cuentos para participar en una futura antología que se publicará en Estados Unidos en 2016.
  • En términos de trabajo, mis clases de escritura creativa crecieron de cuatro alumnos a doce. El retiro de escritura subió también de  cuatro participantes a doce (de los cuales al final asistieron ocho, por rollos de ellos de último minuto).
  • Mi revista La vuelta al Libro salió por última vez en diciembre. Nos despedimos tristes, pero es que sin plata y sin tiempo es poco lo que se puede hacer…
  • Una de las genialidades del año 2015 fue que recibí una invitación para participar como Autora Invitada a FILZIC 2016, la feria internacional del libro que se realiza en mi ciudad natal. Y otra genialidad es que gracias a los contactos de uno de mis alumnos, un empresario mexicano, Juan Miguel López de MITO Financial, ofreció patrocinarme para viajar. ¡Bailes de celebración!
  • CORRECCIÓN A ESTE PUNTO ANTERIOR:  Sí, me invitaron a FILZIC 2016 y pude asistir. PERO NO con la ayuda de este señor Juan Miguel López, porque resultó que luego de que él me ofreciera comprarme el boleto (octubre de 2015), se desapareció del mapa. Lo llamé muchas veces, le dejé mensajes, le escribí correos hasta que asumí que él había cambiado de opinión, más o menos por enero de 2016 y dejé de insistir. Por febrero de 2016, la prensa y el consulado de México en Dallas publicaron reclamos en contra de su persona y se armó una gran batalla entre quiénes lo acusan de haberles estafado y quiénes lo defienden a brazo partido. A la fecha, nunca volví a saber de él y no sé en qué quedó tan lamentable asunto. Pude asistir a FILZIC por la ayuda de mis amigos y benefactores que me enviaron cheques de apoyo a casa o colaboraron en campañas de recolección de fondos por internet. A ellos les estaré siempre agradecida:
    • CLARA BORJA HINOJOSA.
    • REBECA ILLESCAS.
    • DANIEL BELTRAN Y SU GRUPO ALIANZA HISPANA.
    • NOEMI MECHALI.
    • JACOBO LUNA.
    • LETTIE RAMÍREZ.
    • MS. SANDY MCDERMOTT.
    • MIKE GAROWSNKI.
    • KRISTHA ARCHILA-GIRI.
    • LUCÍA GONZÁLEZ.
    • ESTHELA GONZÁLEZ.
    • 3 DONANTES ANÓNIMOS.
    • KYHL AMOSSON, EL VIKINGO.
  • Y ya para que vayamos haciendo la suma, en agosto se me ocurrió crear un grupo de escritores y poetas, nos llamamos La farmacia de la Ñ, nos juntamos una vez por mes y desde octubre que estamos haciendo lecturas públicas en el área de Dallas. Con ello por fin logré que me entrevistaran para El Heraldo News, El Hispano y Al Día (del Dallas Morning News), medios a los que he estado llamando por dos años para ver si les interesa algo de lo que yo hago. Pues ahí está…
  • Para cerrar, quiero hablar de Ley y sus libros. Un día cualquier me llegó un mensaje que venía de ella, diciendo que era Vloguera y yo, ¿qué es eso? Vaya, al parecer soy muy antigua. Ella graba videos y los pone en Youtube, sobre libros que lee. Quería leer Cuentos encaderados, así es que le pedí a mi editora que le mandara una copia y hace un par de semanas ella subió el video con su comentario. Veálo aquí.
  • Y la última colita de información: tal vez el año 2016 será el año en que tenga agente literario. Existe una mujer inteligente y tenaz, llamada Paula Lisboa, con quién hemos estado conversando sobre el tema… ya veremos…

Que tengan un año bravo, lleno de energía y de proyectos. ¡Pucha que cuestan las cosas! Pero a seguir, no hay de otra.

Abrazos por montones,

Andrea

 

La isla de la niña que está completa 17 de septiembre de 2015

Nubes Ticas

Hay días en que me siento una isla donde no hay palmeras, ni siquiera hay agua. Nada más un pedazo de tierra reseco que insiste en autoproclamarse isla, llamarse de alguna manera para no desaparecer en el olvido, para seguir siendo un puntito brillante en la conexión de alguien. Siempre he luchado por ser otra, por peinarme al medio y recortarme las chasquillas, ignorando que llevo una leona escondida adentro, con una melena salvaje en vez de espíritu; siempre intentando romper las anclas de los zapatos de tacón y la carterita a juego. ¿Por qué no me he permitido desplegar alas? No quiero entrar en el laberinto del machismo, pero me imagino que algo tendrá que ver el hecho de ser chilena y haber nacido poquito antes de la dictadura. De crecer en un pueblo pequeño donde todo lo que hacíamos, bueno o malo, se inflaba a grandes proporciones como un buen pastel. Donde la vez que me atreví a romper algo que parecía una regla implícita: besar a mi primer –o segundo, no recuerdo- novio en la piscina pública, a vista y paciencia de todos, terminó en una odisea de rumores y comentarios y de pronto la niña buena que yo había sido se convertía en la puta suelta de calzones baratos, ¡a apedrearla! ¿Y por qué dejé que aquello me afectara? Nunca más quise volver a ver al noviecito de nariz respingada. Es más, a partir de entonces, aun amando las narices perfiladas, me lancé a los brazos de cuanto narigón se apareció en mi camino. ¿Quién he sido? Me pregunto hoy y no me gusta mucho la respuesta. Tengo la intuición de que he sido la mejor versión de lo que mis padres querían que fuera. Y han querido que yo fuese la mejor y lo han hecho todo con amor –incluso desaparecer en mis momentos más difíciles, padre, eso va para ti-. También he sido lo que se supone que ha de ser una buena dueña de casa, una esposa ejemplar, la que trata de depilarse de vez en cuando, siendo que en realidad no quiere más que andar peluda y descalza por la vida. Así aprendí a guisar para el amor de mi vida –sí, tuve la suerte de encontrar ese ser maravilloso, extraordinario, que estaba reservado sólo para mí desde tiempos inmemoriales, una tarde de primavera en mi lejano país-. Él ama lo que cocino, incluso si lo cocino de mala gana. Así también me las ingenié para ser la mejor mamá de estos niñitos que Dios me regaló, sea como fuera que llegaran a mi vida, aquí estoy y aquí lucho por ellos. Negándome muchas veces la locura y la niña propia. Es cierto que tampoco he crecido y soy de las más inmaduras, pero he estado llevando un teatro más o menos coherente donde la gente cree que soy profesional, competente y que hablo bonito. Pero me he realizado. Sí, realizada con la maternidad, con los guisos para el marido–amante, los besos para los niños adoloridos. La realización estaba escondida en una cajita marcada con la etiqueta “vida doméstica”. Sigo tratando de ser buena hija, de cuidar de mi madre y tenerle paciencia a su personalidad virgo que nunca se decide. Y en aceptar que mi padre es un satélite a quién veo algunas veces, en noches claras sin luna, atravesando el firmamento de vida, con una cola larga que lleva en su velo los recuerdos de una infancia bonita, una adolescencia un tanto trabada y lo poco que él ha podido ver de una adulta plena. Porque eso sí, soy adulta y estoy plena, en mi isla, en mi terruño seco, plagada de grietas, con una bonita y redonda panza que no sirve para nada más que para acumular más cerveza. Pero con el gran deseo de dejar de pensar que soy obsesiva cuando escucho voces o veo imágenes o una mujer de cabello rojo y un gran tatuaje en el brazo derecho se me quedan clavados en la retina por semanas, hasta que se transforman en un personaje. En dejar de sentirme mal porque la gente me juzga de buenas a primeras. En seguir escribiendo así como lo hago, cuando quiero y dándole con toda el alma al tema que para mí es importante. Porque quiero ser esta mujer, que es una isla sin palmeras y sin agua. Y mamá al mismo tiempo, agotadísima y feliz porque significo más allá de mi propio ombligo. Habrá muchas escritoras, pero sólo una mamá que se llama Andrea, que es una isla seca y robusta, para mis niños. Lo mismo valga para el vikingo, mi gran amor, que con sabiduría sospechosamente ancestral me ha aceptado antes de que yo me aceptara a mí misma. Y seguiremos cociendo guisos y seguiremos hilando historias y vendando rodillas y besando las mejillas. Así seguiré, porque puedo ser esta y puedo ser todas, siempre y cuando yo me lo permita.

 

En la literatura también hay huinchas y escaleras 1 de junio de 2015

Filed under: General — Andrea Amosson, co-owner Angels and Bees @ 7:15 AM

Querido autor,

¿Quién dijo que las cosas hay que hacerlas de cierta manera, porque si no, no se valen? Hay quienes van por la vida con una huincha de medir para compararse con los demás. Que quién gana más dinero, cuál casa es más grande, cuál de tus hijos es más inteligente, qué tan caros son tus zapatos… La última y la más triste, la comparación entre escritores. Que tal o cual me cae mal porque vende miles de copias con un “librito tonto y yo, que soy el próximo Nobel no descubierto”… Triste pero cierto, y ocurre en demasía. Y uno pensaría que en esto de las letras lo que prima es el corazón, el deseo de expresarse, de conectarse con otro mediante la palabra escrita… Pero en todos lados se cuecen habas y ya escucho la voz de mi amiga Claudia Martínez diciendo, con su sabiduría típica “tampoco a ellos hay que juzgarlos” y tiene razón. Cada cual con sus piedritas en el botín. Pero eso sí, si algo ha de valer el corto camino que llevo recorrido, es para prevenir que existen estas gentes con huinchas de medir y también las que acarrear escaleras metálicas pesadísimas, por las que se supone que debe ir una en ascenso y en cierto orden. Que si lo haces distinto, te dicen que tampoco se vale. Por eso, si amas escribir, sacúdete de estos prejuicios y corre a toda velocidad hacia donde tu corazón te indique.

Cosas a tener en cuenta:

  • Eres escritor porque escribes: no porque te publican, te reseñan, te entrevistan.
  • Eres escritor porque escribes: no porque has logrado vender tu manuscrito a la editorial Megaestelar del Espacio Sideral y te promete millones de copias traducidas incluso al idioma marciano.
  • Eres escritor porque escribes: no porque te ganas concursos literarios; y si te los ganas, ¡pues felicidades!; pero ojo, que pronto llegan los de la huincha de medir y te dicen que ese concurso no es de los que cuentan.
  • Eres escritor porque escribes: no porque tengas cuarenta mil seguidores en Facebook o Twitter o la gente le guste o replique a tus entradas.

Eres escritor porque escribes, porque no puedes dejar de escribir. Porque te has planteado renunciar varias veces -sobre todo cuando llega el vecino con sus aparatos de comparación- pero no puedes, porque la escritura, a fin de cuentas, es tu manera de expresarte en el mundo. Y eso es lo que cuenta. Y te lo digo yo, que tengo un pelito de gato de experiencia, en esto de que le publiquen editoriales pequeñas o independientes; en esto de que mis manuscritos sean rechazados una y otra vez; en esto de despertar envidias porque se piensa que las cosas me resultan fáciles (sin saber que me siento cada día por tres horas a conversar con las palabras y no claudico hasta que hemos llegado a acuerdo); en esto de tener que desembolsar algún peso de vez en cuando, para apoyar la difusión de mis libros; en esto de terminar de escribir esta entrada en el blog y que pareciese que nadie la lee porque nadie la comenta; en esto de que en cuanto termine de escribir, me tocará lavar platos, ropa de mis niños, labores de cocina y limpieza de baños. ¿Y qué?, con tal de tener mis tres horas mañana. Por eso te lo digo, en tu versión de platos y baños, tú también eres escritor porque escribes.

Espero que de algo te sirva lo que te cuento. ¿Sabes que ni siquiera tengo oficina? Escribo en un rincón de mi cocina, entre el ruido del refrigerador y la lavadora. No hace falta mucho para escribir, sólo aferrarse a esa pasión que yo sé que tienes dentro de ti.

Un abrazo y que tengas una productiva semana 🙂

Andrea

 

Oro, plata o bronce… ¡no importa! Feliz y agradecida :) 22 de mayo de 2015

Filed under: General — Andrea Amosson, co-owner Angels and Bees @ 10:46 AM

orla-finalistas1

 

Semifinalistas del Primer Certamen literario de Rumore-Rumore 6 de abril de 2015

Filed under: General — Andrea Amosson, co-owner Angels and Bees @ 12:29 PM

Qué bonito se siente… esto es lo más cerca que he estado de ganar un concurso literario. Mis suertes, en estos ámbitos, son magras.
Me siento contenta en esta mañana de día lunes, en que de todos modos afirmo que necesitamos escribir porque es una pasión, una forma de volverse mejor persona… Sin importar los resultados.
Como sea, estos cariñitos son lluvia suave en estaciones de sequías…
Abrazos y a hacer lo que amamos, que la vida de pronto es muy corta.

RUMORE RUMORE

11088557_751090704989056_3693625893650837542_nNos acercamos a la final.

YA TENEMOS LOS 18 SEMIFINALISTAS  EN EL PRIMER CERTAMEN DE RUMORE-RUMORE.

Ver la entrada original