espejismo en Atacama

de la chilena extraviada

Chilena en Spa II 5 de febrero de 2009

Filed under: Belgrado,chilena en belgrado — Andrea Amosson, co-owner Angels and Bees @ 8:17 PM

De este lado.

K pensó que sólo habrían mujeres. Eran todas mujeres excepto Marko, el serbio veinteañero que se gana la vida masajeando glúteos. Y yo, qué provinciana. Me da vergüenza y no sé qué decirle cuando me dice que me dé vuelta, como quien se gira en la parrilla para que la miren, si está dorada la carne o no. Me doy la vuelta para el otro lado y él empieza su labor, de lijarme con líquido exfoliante. K no sabía, pensó que habían sólo mujeres. Entonces Marko con sus dedos por aquí y por allá y yo me concentro en ver si me entra algo, algún calor, alguna incomodidad. Y no pasa nada, en realidad. Entonces me doy cuenta que soy una ameba, me vuelvo ameba durante veinticinco minutos, los justos minutos en que el veinteañero en cuestión termina de rasparme con la crema granulosa que llama “píling”.

La ameba está sobre su estómago, luego sobre su espalda. La ameba está con los ojos cerrados y huele que el “píling” es de naranja. La ameba piensa que es su madre la que le hace cosquillas entre los dedos. La ameba, de pronto, se da cuenta que no hace nada de lo que cree que hace porque es ameba y sólo le basta con respirar, que para hacer otra cosa dejaría de ser ameba. Y quiere ser ameba. Y flotar así como flotan las amebas, que andan porque chocan, porque no caminan, sólo flotan. Eso quiere, nada más.

Está listo, me dice el veinteañero. No sé cuál es la medida justa para decir que ya no tengo células de sobra y que el lijado ha sido exacto. Entonces me enrolla con plástico y pienso en las salchichas que enrollo yo con plástico y que meto al refrigerador para que duren más, una semana más. ¿Me he ganado una década? Entre inglés y serbio y español me dice que cierre los ojos, que ya vendrá otra, mujer, sí, a masajearme con aceite, no con piedra.

La ameba se duerme. No, no puede, porque es ameba.

La ameba ES.

Anuncios
 

One Response to “Chilena en Spa II”

  1. Revangel Says:

    Y la ameba descubre que puede disfrutar siendo ameba, ¿o no?
    A mí también me hace falta una sesión de spa-ameba…
    Cronopio Kiss


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s