espejismo en Atacama

de la chilena extraviada

De allí somos todos 18 de noviembre de 2007

Filed under: General — Andrea Amosson, co-owner Angels and Bees @ 9:57 PM

Septiembre 2006
Había que celebrar, ¿cómo no? Estando fuera la Fiesta Nacional se siente con más sabor y hasta la cueca que te enseñan a la fuerza en la escuela, te sale de corridito…Así fue el primer 18 de septiembre lejos de las empanadas, la música estridente y el buen ánimo que todos se cuelgan en el pecho y rematan con una sonrisa. Y yo tuve la suerte de pasarla con Lorena, una de mis mejores amigas que, de aventurera, tomó un bus desde Francia y luego de 25 horas y cruzar casi toda Europa con la espalda en la mano, apareció por los Balcanes.

De esa forma y como amerita la ocasión, organizamos una fiesta con el 100% de la población chilena en Belgrado. Ella y yo.
Nuestros escasos invitados fueron 3 amigos serbios y otro gringo solitario como K. El menú incluyó el clásico pebre -nos negamos a dar la receta para mantener el misterio – éxito comprobado. Choripán, que sirvió para rellenarlos bien a todos, con tal que luego, para el plato principal, no se notara la falta…que fueron brochetas cocinadas en el horno eléctrico (es mucha la pena) y a falta de todo tipo de carnes, fueron sólo de salchichas, cebollas y pimiento morrón. Pero gustaron, vieras, sólo gracias a los choripanes.
Después, cuando ya los teníamos entonando el mantelito blanco, respirando un poco de vino tinto e imaginándose las playas frente al desierto de Atacama, demostramos mi amiga y yo que somos las hermanas caradura, porque en Chile jamás bailamos cueca, aquí incluyó la del guatón Loyola y hasta sacó aplausos.

Yo hice de hombre, para lo cual me amarré el pelo y me pinté bigotes, sólo por si quedaban dudas. El zapateo fue débil, podríamos culpar a la vieja lesión en la rodilla, pero jamás al hecho de que tal vez la vieja sea yo. Tampoco se notó cuando me adelanté y me comí una medialuna. Mi amiga me lo recriminó en el medio de la actuación, hasta que le dije
-No importa si no saben…
-Tienes razón…y ¡vuelta!
Después fue el turno de los invitados. Otro clásico. K y su cueca al estilo John Travolta, divertida. Como si fuéramos todos chilenos, siempre. Y a tratar de que al menos el ritmo lo lleven con las manos.
-Clap Clacla Clapapa
-…No…no…que así no es…Clap-Clap. Clap-Clap…
-Ssss
-Bueno bueno, aplaudan como quieran…

Tampoco te vas a poner exigente. Mientras todos se diviertan y tú tengas una buena oportunidad de celebrar, de reírte fuerte y pasarte de la cueca a los ritmos tropicales, así, igualito que en Chile luego de la inauguración oficial y las tres patitas.

“Que sí, que sí, que esto también es chileno y folclórico”, les dices mientras bailas el mejor paso de salsa.
-Qué novedoso, ¿me enseñas?
-Claro, por supuesto, pero después de que aprendas cueca…

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s