espejismo en Atacama

de la chilena extraviada

¿Ssssss? 18 de noviembre de 2007

Filed under: Belgrado — Andrea Amosson, co-owner Angels and Bees @ 9:58 PM

Mayo 2007
Me habían dicho que todos o casi todos hablaban inglés. Por eso aquel día, luego de 50 mil horas en avión, me acerqué confiada al par de funcionarios del aeropuerto y les pregunté dónde podría conseguir un carrito para mis 40 kilos de equipaje – que suenan a mucho pero sólo son dos maletas, que, eso sí, luego de 50 mil horas de viaje, te pesan como te pesan – y recibí como única respuesta un sssssss.
Entonces traté de leer los letreros, que me dije, niña no eres tonta y por ahí debe decir…sorpresa…sopla el viento y no encuentro un vestigio del serbocroata básico que estuve hablando hace tan sólo un par de meses. Tú sabes leer pero de pronto no puedes, ¿se te quedó atrás el cerebro? tal es la sensación que despierta el cirílico, alfabeto al que me enfrento no por primera vez. Así es que miro los garabatos y los estudio menos de 10 segundos. No los entiendo, no tengo forma de entender. De modo que insisto con los funcionarios, quienes, a su vez en justo derecho, insisten en el ssssssss.

Detrás de una escalera descubro la fuente de los carritos. No me apuro, total, ya me han dicho que será en el este pero es Europa y no tienes para qué correr, que cada uno espera su turno y ya está. Recuerdo haberle partido los nervios a más de algún turista en Chile, cuando esperaba paciente su turno en el almacén y llegaba yo (u otro) y se pasaba por delante. Pues ahora veo, disfrutaré los beneficios de la cultura europea, así es que me acerco lento lento al manantial de los portaequipajes con ruedas y sólo quedan dos, pero no me preocupa.
 

-Disculpe…-le digo enojada a esta mujer, que ya está claro, no entiende lo que he dicho y menos aún mi tono irónico.
-Ssssss  – me replica mientras toma los dos carros.
-Oiga, espere, esos carros son míos.

Y luego la versión del reclamo en inglés, pero ninguno surte efectos. Los carros se van detrás de la mujer alta, de la cabellera rubia casi blanca y labios rojos.
Los pensamientos están un poco confusos. En primer lugar, me parece que todas las mujeres son iguales. Todas altas, rubias, de cejas finas y me contrasto yo, que soy baja, morena y en seria lid con Frida.

Al mal tiempo buena cara, cara de viaje, cara de avión, cara de dos días sentada, recluida a 20 centímetros para instalar las piernas. Tomo mis maletas, mi mochila y mi bolso de mano para emprender la salida. Hacia dónde, Dios dirá.

Sigo a la multitud y tengo la suerte de saltarme la revisión de equipaje. En Policía internacional, ellos, buenos internacionales, han puesto señales en inglés entonces entiendo en qué fila y con qué papeles, debo esperar mi turno para acercarme a la ventanilla y conseguir el timbre que me permitirá seguir viviendo en la capital de la ex-Yugoslavia.

-Koliko danas?…- cri cri, me perdí, pero Chile es buen vecino, una que otra pregunta más y me dejan ingresar sin complicaciones.

Afuera, entre todos los ojos que están esperando, brillosos, apáticos, aburridos, veo un par de color celeste…¿Será esto suerte? Allí me espera mmmm cómo decirlo para que no salga cursi….mi media naranja, mi alma gemela, mi pierna…

K me espera …¡Y tiene un carro para las maletas!

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s